martes, 19 de mayo de 2015

Un recuerdo para siempre...

Amanece en el País Vasco…el crujir de la guitarra de Los Suaves hace desaparecer los kilómetros, al pasar el río Limia devuelve a la memoria a dos niños en una pequeña aldea de Betanzos, en Carballiño un joven con la responsabilidad de hacer puentes se pone nervioso y duda sobre que botellas escoger, volvemos pronto le susurra Marta a Paco, Diego cierra los ojos y busca detener el tiempo, rapaza que se hace reina de la uva Godello, Pablo deja su finca aunque por su bronceado la lleva impresa en su cara, Eladio hace tiempo que dejó de ser aprendiz  y con su propuesta de Poulsard lo dejó muy claro, Roberto  el chef siempre buscando la armonía perfecta, desde el bajo Arnoia llega el lamento de la ausencia  por no poder asistir… 
El Quinta da Muradella Bastardo 2008  se acabó y con el encuentro tras nuestros rostros se encubría una misteriosa felicidad  y la sensación de ser aún más amigos.


 Viva el vino con los amigos…

No hay comentarios:

Publicar un comentario